jueves, 23 de julio de 2009

La Espiral y Fibonacci



Una señora mientras cruzaba el volcán más alto del mundo, supo aclarar su postura firme de que: "La vida es un Infierno", más allá no hay calderas donde te quemen el pellejo, a lo cual yo estuve muy de acuerdo, sin embargo, el nirvana y el supuesto infierno pueden ser dos caras de la misma moneda y si esta se te presenta en una de sus caras; ¿Porque no simplemente darle la vuelta?.

Dijo el gordo:

"El infierno no es un castigo y su duración no es infinita. Cada mundo es la objetivización de la propia mente del individuo, de acuerdo con el funcionamiento natural del principio del karma; nadie juzga y nadie condena. Un sentido moral genuino proviene de la confianza en uno mismo y de la madurez, no del miedo."

Si usted es católico debería recordarle un dato histórico, el infierno fue inventado allá en el siglo XII y se encuentra entre las cuatro Postrimerías , según el Catecismo de la Iglesia Católica, son: muerte, juicio, infierno y gloria. Se podría traducir como un estado o lugar de sufrimiento y ausencia de Dios, a lo cual sin adentrarnos más en debates teológicos conlleva mucha lógica.
Como al puro estilo "pare de sufrir" les daré una fórmula para escapar de que el diablo le queme las patas, y pues obviamente, para derrotarlo primero hay que conocerlo.


Es lo que yo llamo Budismo del siglo XXI, y :

La espiral que conduce al nirvana

"Hay una tendencia cíclica, le dijo, en la que los sentimientos placenteros sencillamente dan lugar a sentimientos dolorosos, los sentimientos dolorosos dan lugar a los sentimientos placenteros y los sentimientos neutrales dan lugar a la ignorancia. Asimismo, hay una tendencia espiral en la que la ignorancia, en cambio, da lugar al verdadero conocimiento, el verdadero conocimiento da lugar a la liberación y la liberación da lugar al nirvana."

¿Esta un poco claro?, ahora ilustremonos un poco con Fibonacci y su famosa sucesión de números, fue descubierta quizás accidentalmente al estudiar una forma de calcular la cantidad de conejos que se podrían obtener en su cría, esta secuencia sigue un patrón diferente al lineal "1,2,3,4,5" que estaríamos acostumbrados, pareciera como si se hablara otro lenguaje, y en verdad este es el lenguaje en el que se comunica la naturaleza.

"La secuencia de Fibonacci es una secuencia infinita de número que comienza por: 1, 1, 2, 3, 5,8,13..., en la que cada uno de ellos es la suma de los dos anteriores.
Así: 2=1+1, 3=2+1, 5=3+2, 13=8+5 . Para cualquier valor mayor que 3 contenido en la secuencia, la proporción entre cualesquiera dos números consecutivos es 1,618, o Sección Áurea"
"Además de la proporción áurea estudiada por Vitruvio, en el cuerpo humano también esta presente esta secuencia podemos decir que la cabeza es 1, el cuello, 1, los brazos (2), brazo, antebrazo y mano (3), luego los cinco dedos (5), es decir, la sucesión de Fibonacci hasta el 5"



Si la naturaleza se comunica con nosotros en esta forma, podríamos decir que:


Nuestra atracción para movernos más cerca de Dios,

es como la atracción de la Fibonacci por aproximarse a la Proporción Aurea.




No es muy necesario ser un entendido en matemáticas, si recordamos lo que nos enseña Budha, y su concepción de un mundo cíclico, por lo que uno tiene que atravesar diferentes circunstancias ajenas a nuestro control, sin embargo uno debe tomar el camino para girar y volver a subir, como hablaba en un principio, se trata de encontrar los puntos de fuga de nuestra concepción lineal del tiempo, y creer que cada día que pasa acumulamos más pensamientos, más experiencias, más madurez que nos llevara cada hacia donde nosotros debemos llegar. No necesariamente el tiempo pasado fue mejor, ni viceversa, cada tiempo es único, y necesario, pero no podemos quedarnos tal como fuimos en un principio abrazando a la nostalgia de un pasado que pudo o no ser, o de un futuro que podría ser, la vida se trata de ello, de aprender mientras se cae y gozarla cuando uno sube, de cualquier forma uno crece, ocupa más espacio y quizás como dice la canción Lateralus de Tool podríamos llegar a donde nadie ha estado.


"Ride the spiral to the End, and may just go where no one´s been"





El video que les comparto, me impactó mucho cuando lo vi, porque dejando de lado de que sea un gran fan de la banda, cuando estudiaba Arquitectura en leopolis, vivia obsesionado con la proporción áurea, y percatarme de que de cierta manera en la música también se puede escapar de la linealidad, me puso a pensar en que otras cosas más uno podría aplicar esta secuencia, y pues bueno eso ya queda como un reto personal y para cualquier lector interesado en estudiarla, hay mucho material en internet sobre esto, solo quería compartirlesalgo que desde tiempo atrás ronda mi pequeño cerebro y de las espirales de las que tanto he venido hablando.

Algún día quisiera comprobar, hasta donde se pudo llegar....



3 comentarios:

Silvi dijo...

Bien carajo suco, me fascinó! Una bestia, ya me habías mostrado el vídeo pero me encantó recordar estos asuntos. Bien, bien, me emocioné!

CrisMa dijo...

embrace the random, embrace whatever may come... thumbs up..

Tamia dijo...

bakan! que buen post.. super interesante, hace tiempo había estado pensando en la secuencia de fibonacci y los fractales y esas cosas que hacen que uno se pregunte: qué diablos pasa? jeje saludos... procederé a leer los otros posts =)