lunes, 8 de junio de 2009

El Sabio

¿Serás algún día, alma mía, buena, sencilla, única, desnuda, más patente que el cuerpo que te circunda?

¿Probarás algún día la disposición que te incita a amar y querer?

¿Serás algún día colmada, te hallarás sin necesidades, sin hechar nada de menos, sin ambicionar nada, ni animado ni inanimado, para disfrute de tus placeres, sin desear siquiera un plazo de tiempo en el transcurso del cual prolongues tu diversión, ni tampoco un lugar, una región, un aire más apacible, ni una buena armonía entre los hombres?

¿Te conformarás con tu presente disposición, estarás satisfecha con todas tus circunstancias presentes, te convencerás a ti misma de que todo te va bien y te sobreviene enviado por los dioses, y asimismo, de que te será favorable todo cuanto a ellos les es grato y cuanto tienen intención por salvaguardar al ser perfecto, bueno, justo y bello, que todo lo genera, circunda y abarca todo lo que, una vez disuelto, generará otras cosas semejantes?

¿Serás tú algún día tal, que puedas convivir como ciudadano, con los dioses y con los hombres, hasta el extremo de no hacerles ninguna censura ni ser condenado por ellos?

3 comentarios:

LUIS VELA III (EL NEGRO) dijo...

Yo defiendo al individuo

Silvi dijo...

Wow Lex, hermoso, impresionante. Tienes que venir a darme unas clasesitas mano.

LeX dijo...

el sabio es Marco Aurelio