miércoles, 16 de diciembre de 2009

la humildad del León

He aprendido tanto de Dios que ya no me puedo llamar más:

Budista, Judío, Cristiano, Hindú, Musulmán.





Encontré un gran sensei, justo cuando de las callosidades de mis homoplatos empezaban a brotar alas. Me indicó que; los humanos simplemente siempre serán humanos, los perros perros y los leones leones. "El mundo no es más que transformación, y la vida, opinión solamente".

¿Acorralado en brazos lineales el caos evolutivo?. La evolución no es en materia, la evolución es en espíritu a travez de la materia, que a su vez son solo manifestaciones visibles, cualquier cuerpo es una concertación a la que llegamos dar una forma mental; me explico.
Lavoisier conservó el sentido común y enunció "la ley de conservación de energía". En esencia o atómicamente somos energías, cargas electricas, que cuando estan en conflicto exteriorizan un padecimiento, cada unidad tiene su función en esta vida, en cualquier dimension sucede lo mismo, nanometricos egos también buscan engordar en materia, y se crean tumores, cuando concertamos todos generamos órganos. El cuerpo en el que moramos, es una gran concertación y es lo único que tenemos para podernos manifestar y exteriorizar nuestros padecimientos, o crear nuevos órganos que tengan una funcionalidad de acuerdo a lo que dictamina quien está sentado en el centro del trono.

Si se situa un León en el trono, no es más que una misma ilusión, que ofrece frutos o plagas distintas, ni el perro ni el humano han desaparecido, creo que jamás lo harán, pero va siendo momento ya de dejar la cálida matriz y empezar el camino inverso, que implica recoger los pasos de cuando ese león fue pequeño y aprendió la magia de poder convertirse en Oro, es por ello que para el león a diferencia del humano.


"El arte de vivir se asemeja más a la lucha que a la danza."


La lucha una vez más es por la concertación, y por volver a ser humildes nuevamente, cuando la única forma de vengarse del enemigo, es no parecérsele.


Y no se preocupen, que triple G siempre esta acompañadome, descansando. Esperando que el año que viene sea una cotidianidad plausible.
Por el bien del perro, del humano, y más que todo del León que tiene que buscar la manera de volver a casa.



1 comentario:

LUIS VELA III (EL NEGRO) dijo...

Ahi broder para este post suyo le dedico luna roja de los Soda Estereo que lo disfrute